Un plan que necesita más dinero

0

Los trabajadores del sector privado ESTADOUNIDENSE enfrentan un problema. Muy pocos de ellos tienen pensiones del sector privado, y el plan del gobierno, Seguridad Social, establecido por Franklin Roosevelt (en la foto) es menos generoso de lo que solía ser. Un estudio estimó que 20 millones de estadounidenses mayores vivirán en la pobreza o casi en la pobreza para 2035.

Un nuevo libro* de Teresa Ghilarducci y Tony James tiene un plan para abordar el problema. Viene completo con un prólogo y el respaldo de Timothy Geithner, un exsecretario del Tesoro que tuvo que luchar contra la crisis financiera.

Los autores plantean el problema de manera admirablemente clara. El 64% de las mujeres y el 56% de los hombres se acogen a la Seguridad Social antes de la edad oficial de jubilación (que va subiendo escalonadamente hasta los 67 años), y por tanto sufren una reducción de sus pensiones. Aquellos que se jubilan a los 62 años obtienen un cheque del Seguro Social que reemplaza solo el 29% de los ingresos medios. El pago mensual promedio del Seguro Social es de $1,300.

Eso no sería un problema si los beneficiarios también tuvieran una pensión privada. Pero el 24% de los estadounidenses jubilados no tienen otra fuente de ingresos que no sea el Seguro Social. Apenas el 15% de los trabajadores tiene pensiones de prestación definida (BD), en las que sus ingresos de jubilación están vinculados a sus salarios. La mayoría de esos trabajadores están en empleos del sector público.

Más de la mitad de los trabajadores del sector privado no forman parte de ningún plan de pensiones privado. Otros están en planes de contribución definida (DC) que producen un fondo de ahorro al jubilarse, sin garantía de ningún ingreso fijo. Un trabajador con un ingreso medio necesitaría una suma global de $375,000 además de los pagos del Seguro Social para reemplazar el 70% del pago, lo que a menudo se cita como un objetivo adecuado. Pero el bote promedio de DC para trabajadores de 55 a 64 años es de solo $ 80,000.

Entonces, ¿cuál es la respuesta? Todos los trabajadores sin un plan de retiro estarían inscritos en un esquema llamado Cuenta de Retiro Garantizado (GRA). Los empleados y los empleadores aportarían cada uno el 1,5 % del salario y el gobierno añadiría una cantidad fija de 600 dólares al año. El dinero se mancomunaría y administraría colectivamente. Nadie podría retirar dinero de una GRA antes de la jubilación y los pagos se anualizarían para proporcionar un ingreso de por vida. Se les garantizaría recuperar al momento de la jubilación al menos lo que habían pagado.

No es un mal plan, se asemeja a un esquema de inscripción automática iniciado en Gran Bretaña en 2012. Dado que complementaría en lugar de reemplazar la Seguridad Social, es posible que no enfrente mucha oposición política. Y la contribución de tasa fija del gobierno ayudaría de alguna manera a enfocar los beneficios fiscales donde más se necesitan: en el extremo inferior de la escala de ingresos. En este momento, el 20% de los estadounidenses más ricos obtienen el 70% del beneficio de las exenciones fiscales para los pagos en un plan de pensiones.

Es más dudoso que el plan resuelva el problema de la jubilación. Algunas partes del libro inducen al escepticismo. (No ayuda que el Sr. Geithner parezca confundir los esquemas DC con DB en su prólogo). Los autores sugieren, por ejemplo, que las cuentas de jubilación garantizadas “obtendrán mayores rendimientos con menor riesgo”, una hazaña difícil. Y asumen rendimientos nominales de las inversiones del 6,5% anual, que califican de “conservadores”.

Pero ese número no es muy conservador en absoluto. Los autores lo justifican de dos maneras. Citan rendimientos proyectados en los planes públicos de pensiones de 7-8%. Por desgracia, esas suposiciones se consideran demasiado generosas y han sido descartadas, entre otros, por Warren Buffett, un famoso inversor, y Michael Bloomberg, exalcalde de Nueva York y fundador de la firma de datos financieros que lleva su nombre. Es muy difícil obtener rendimientos nominales tan altos cuando se parte de los bajos dividendos de acciones y rendimientos de bonos actuales.

La segunda justificación de los autores para sus suposiciones, el nivel de rendimientos pasados, invita a la misma objeción. Hace treinta años, el rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años era del 10%. Eso hizo mucho más fácil obtener un alto rendimiento nominal. Ahora ese rendimiento es inferior al 3%.

Los esquemas DB convencionales, cuyo objetivo es pagar dos tercios de un salario final, requieren contribuciones del 20-25% de la nómina. Por lo tanto, es difícil ver cómo las contribuciones del 3 % o más a la GRA, incluso con desgravación fiscal, podrían reemplazar el 40 % del ingreso medio para alguien que se jubila a los 62 años. (Agregado al 29 % del Seguro Social, eso los colocaría dentro de un bigotes del objetivo del 70 %).**

El esquema solo funcionará si se le paga más dinero o si las personas se jubilan mucho más tarde. Eso puede hacerlo menos aceptable políticamente. Y los primeros trabajadores en beneficiarse de 40 años de cotización al GRA no se jubilarían hasta alrededor de 2060. La crisis de las pensiones llegará antes.

* “Rescatar la jubilación: un plan para garantizar la seguridad de la jubilación para todos los estadounidenses”, por Teresa Ghilarducci y Tony James. Prensa de la Universidad de Columbia, 2018.

** Cambiar la edad de jubilación a 65 años altera un poco las matemáticas, pero no lo suficiente. Tampoco queda claro en el libro si los jubilados comprarían o no una anualidad vinculada a la inflación, lo que tendría un ingreso inicial más bajo. Todas las pensiones DB británicas (y muchas estadounidenses) tienen incorporada alguna protección contra la inflación.

Leave A Reply

Your email address will not be published.