¿Se ha quedado la economía sin grandes ideas nuevas?

0

At el anual reunión de la Asociación Económica Estadounidense, celebrada este año en Nueva Orleans, los expertos discutieron todo, desde la inflación y el progreso tecnológico hasta la economía del crimen y la transición energética. Sin embargo, aquellos que buscaban grandes avances se habrían ido insatisfechos. La mayoría de los trabajos nuevos se centraron en el análisis riguroso de los datos o en el modelado teórico minucioso. Como señaló un asistente, tal modelado a menudo no produce resultados sorprendentes, ya que tiende a reflejar las suposiciones que se incluyen en él.

Escucha esta historia.
Disfruta de más audio y podcasts en iOS o Androide.

Su navegador no admite el elemento

Ahorre tiempo escuchando nuestros artículos de audio mientras realiza múltiples tareas

La evidencia de esta reducción de la ambición no es puramente anecdótica. Un artículo reciente en Naturaleza analiza datos de citas de 1945 a 2010 para evaluar la perturbación de artículos y patentes. Los autores consideran que el trabajo nuevo es perturbador si es menos probable que el trabajo posterior que lo cita también mencione a sus predecesores. El artículo concluye que la proporción de investigación disruptiva en las ciencias sociales ha caído vertiginosamente, incluso más que en las ciencias reales. Como dice Tyler Cowen de la Universidad George Mason: “En los últimos 30 años, la confiabilidad del trabajo empírico y las estimaciones ha aumentado drásticamente. Lo que es bueno. Pero realmente se han generado pocas ideas nuevas e importantes”.

En Nueva Orleans, los nombres más importantes de la economía ofrecieron ideas que eran frescas e interesantes, pero difícilmente avances en la escala de, digamos, el equilibrio de Nash o la idea de la información asimétrica. Gita Gopinath, la fmieconomista jefe de , analizó la investigación sobre cómo ha cambiado la economía de las finanzas internacionales desde el trabajo seminal de Robert Mundell y Marcus Fleming en la década de 1960. En un seminario sobre crecimiento económico, Thomas Philippon de la Universidad de Nueva York argumentó que el crecimiento sigue tendencias lineales, en lugar de ser un proceso exponencial. Daron Acemoglu del Instituto Tecnológico de Massachusetts presentó un trabajo sobre “innovación distorsionada”, argumentando en contra de la idea de que los mercados tienden a acertar con la innovación.

Las nuevas teorías sin un sólido respaldo empírico pueden ser peligrosas, como lo demuestra el surgimiento de la planificación central durante el siglo XX. Y los grandes avances son más fáciles de detectar en retrospectiva. Incluso puede resultar que hubo algunos escondidos entre las presentaciones en Nueva Orleans. Algunos asistentes a la conferencia también se mostraron más optimistas sobre el estado actual de las cosas. Un profesor señaló que las buenas preguntas en economía tienden a provenir de eventos del mundo real, y los últimos años han sido lo suficientemente tumultuosos como para generar muchas buenas preguntas. Erik Brynjolfsson de la Universidad de Stanford observa que el uso de grandes conjuntos de datos, el aprendizaje automático y los experimentos de campo son todos “cambiadores de juego”. Por lo tanto, la innovación puede estar simplemente pasando de la teoría a la práctica. De hecho, el uso de datos de alta frecuencia, una característica de una presentación de Lisa Cook de la Reserva Federal, les ha brindado a los economistas y banqueros centrales una nueva forma útil de ver el mundo en su lucha contra la inflación.

Sin embargo, la evidencia más convincente sobre el impacto de la política monetaria en la inflación provino de Christina Romer, de la Universidad de California, Berkeley, quien desempolvó un método anticuado. En su charla, argumentó que los cambios en la política monetaria tienen mayores efectos sobre el desempleo que sobre la inflación, y que a veces pasan algunos años antes de que se sienta su impacto principal. El método utilizado por la Sra. Romer y su esposo y coautor, David Romer, no fue una nueva técnica estadística o incluso datos más oportunos, sino un “enfoque narrativo”. Los Romer revisaron las transcripciones y actas de las reuniones celebradas por el Comité Federal de Mercado Abierto, tal como lo habían hecho cuando desarrollaron el método en un artículo publicado en 1989.

Para obtener un análisis más experto de las historias más importantes en economía, finanzas y mercados, suscríbase a Money Talks, nuestro boletín semanal solo para suscriptores.

Leave A Reply

Your email address will not be published.