Por qué los musulmanes estadounidenses se inclinan hacia la izquierda para 2020

0

ANTES DE LAS elecciones presidenciales de 2000, un asesor instó a George W. Bush a buscar una categoría de votantes a los que les encantaría un mensaje favorable a las empresas y socialmente conservador: los musulmanes. Bush tomó la pista y funcionó. En 2001, una encuesta de musulmanes estadounidenses (incluidos los que no votaron o no dieron una respuesta clara) encontró que el 42% reportó votar por Bush contra el 31% por su rival demócrata Al Gore. Entre los inmigrantes musulmanes en ascenso, muchos de ellos profesionales o empresarios, la proporción que votaba por los republicanos era mucho mayor.

Ahora, sin embargo, con el sentimiento antimusulmán en llamas entre los partidarios de Donald Trump, y el presidente apenas desalentándolo, ese amor es un recuerdo lejano. Los musulmanes estadounidenses están ganando visibilidad política, pero solo en el extremo izquierdo del espectro. Un síntoma de este cambio es la elección a la Cámara de Representantes de dos mujeres musulmanas (Rashida Tlaib e Ilhan Omar) quienes, junto con dos colegas mujeres, también demócratas de izquierda, han sido objeto de burlas de Trump y sus seguidores.

Un gran cambio en el sentimiento musulmán fue claro en la carrera presidencial de 2004 y confirmado por la contienda de 2008 ganada por Barack Obama. Para 2007, alrededor del 63% de los musulmanes estadounidenses al menos se “inclinaban” hacia los demócratas, frente a solo el 11% de los republicanos. Estas cifras no han cambiado mucho desde entonces, según Pew Research, una encuestadora. Entre los musulmanes que votaron en la carrera presidencial de 2016, solo el 8 % dijo que optó por Trump (quien había declarado que “el islam nos odia”) y el 78 % por Hillary Clinton.

Los activistas por el compromiso político musulmán calcularon que más de 1 millón se registraron para votar en 2016, y que las elecciones al Congreso del año pasado vieron un aumento en el número de musulmanes que acudieron a las urnas. Pew estima que alrededor de 3,5 millones de musulmanes viven en Estados Unidos. Con alrededor del 1% de la población del país en 2015, eran más numerosos que los hindúes (0,7%) o los budistas (0,7%), aunque los judíos los superaban en número (1,8%). Pero se prevé que esa imagen cambie rápidamente con la duplicación de la participación musulmana a mediados de siglo.

Se han analizado mucho las principales razones de la transformación de las actitudes musulmanas. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, hubo una serie de crímenes de odio contra los seguidores del Islam y surgió una abierta antipatía hacia los musulmanes en un segmento cada vez mayor del electorado. Eso puso a los votantes musulmanes en un estado de ánimo defensivo, y los demócratas, con su aceptación de la diversidad cultural, ofrecieron el refugio más seguro. Otro factor, aunque se discute su importancia, es que los musulmanes estadounidenses más jóvenes se han vuelto más liberales en cuestiones culturales como los derechos de los homosexuales, por lo que son menos dóciles a los argumentos de “valores familiares” al estilo republicano. En cuanto a los musulmanes afroamericanos, ellos (al igual que los cristianos negros) siempre han estado muy a la izquierda en sus elecciones de voto.

Aun así, decir que los musulmanes estadounidenses se han tambaleado de un extremo del espectro ideológico a otro sería una simplificación excesiva. Según Youssef Chouhoud, politólogo de la Universidad Christopher Newport, los musulmanes no son tanto izquierdistas como nómadas en busca de alguien que los escuche, y la única atención respetuosa que reciben es la izquierda. Incluso en ese barrio, últimamente se han sentido poco queridos. En la convención del 31 de agosto de la Sociedad Islámica de América del Norte (ISNA), que se autodenomina la organización musulmana más grande del país, solo dos candidatos a la nominación presidencial demócrata aceptaron invitaciones para hablar: el senador Bernie Sanders y Julián Castro, exsecretario de Vivienda. . Sanders también es probablemente el defensor más firme de los derechos de los palestinos en el campo primario. Como dice Chouhoud, esto deja a los musulmanes “en busca de un lugar en el que puedan sentirse queridos. Cualquier político que incluso hable con ellos será apreciado”.

En este clima, los republicanos musulmanes son una especie en peligro de extinción, aunque no extinta. Un veterano de esa causa es un médico de Arizona, Zuhdi Jasser. Se ha desempeñado como vicepresidente de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos, un organismo de control bipartidista, como candidato republicano. Aunque Trump no era su candidato preferido, el Dr. Jasser se declara “gratamente sorprendido” por muchas de las políticas de la administración Trump e insiste en que “prohibición musulmana” no es una forma precisa de describir la campaña del presidente para prohibir la entrada de cinco países donde el Islam predomina

El Dr. Jasser siente que el estereotipo de “musulmanes igual a izquierdas” es en parte culpa de los autoproclamados representantes de su comunidad, no tanto de los jóvenes agitadores como de los ancianos padrinos de la comunidad. En su opinión, estos líderes veteranos tienen un gran defecto. Nunca se han distanciado realmente de la causa global del islamismo, la noción de que la única forma ideal de gobierno es la musulmana. (Por supuesto, no están proponiendo un régimen de este tipo para Estados Unidos, pero muchos tienen antecedentes de respaldar el islamismo político en otros lugares). Esa debilidad por el islamismo los hace particularmente tóxicos a los ojos de los conservadores estadounidenses dominantes, lo que deja a los musulmanes sin otro lugar adonde ir que izquierda.

Mientras recorre Estados Unidos dirigiéndose a grupos conservadores, el Dr. Jasser los encuentra abiertos a la persuasión de que la doctrina política del islamismo, que en su opinión puede y debe separarse de la enseñanza espiritual del Islam, es su verdadero enemigo. Plantea el caso de que el Islam como un conjunto de creencias metafísicas y normas éticas puede florecer, en Estados Unidos y en otros lugares, bajo el principio de la separación de la iglesia y el estado que era querido por los Padres Fundadores. Una vez que se presenta ese argumento, sus oyentes están abiertos a la persuasión de que los musulmanes estadounidenses decentes son aliados contra el islamismo.

Ya sea que merezcan o no ser descartados como veteranos, los líderes del pensamiento musulmán de Estados Unidos, ya sean espirituales o políticos, ciertamente están divididos. De maneras que dejan un poco desconcertados a los votantes musulmanes comunes, se pelean entre ellos, generalmente por eventos en tierras lejanas. Argumentan los argumentos sobre el golpe de estado en Egipto en 2013, el golpe fallido en Turquía en 2016 y la guerra civil en Siria. En el centro de muchas de estas disputas se encuentra una diferencia de actitudes hacia la Hermandad Musulmana mundial, como abanderada del islamismo. En palabras de HA Hellyer, analista de Carnegie Endowment, “una de las líneas divisorias en la intelectualidad musulmana estadounidense es entre aquellos que ven el islamismo como la norma básica adecuada de la vida política musulmana y aquellos que se oponen filosóficamente a eso.”

Es posible que los musulmanes estadounidenses de base no tengan mucho tiempo para la filosofía, pero muchos se habrán sentido desconcertados en las últimas semanas cuando una de sus figuras espirituales más veneradas se vio envuelta en una disputa que tiene una dimensión política interna. Hamza Yusuf, un anciano residente en California, a menudo se describe como el erudito del Islam más eminente de Estados Unidos. En julio, aceptó una especie de trabajo con la administración Trump al unirse a un panel establecido por el Departamento de Estado para reflexionar sobre la definición de derechos humanos. Algunos dijeron que se estaba vendiendo a una administración que ataca a los musulmanes; otros que sus cálidas relaciones con los Emiratos Árabes Unidos, cuyo régimen llama tolerante, lo inhabilitaban para pronunciarse sobre los derechos humanos. (EAU es un enemigo declarado de la Hermandad, por lo que las opiniones sobre ese país son delicadas). Yusuf ya era impopular entre los correligionarios de izquierda por decir después de la elección de Trump que los musulmanes deberían aceptar su autoridad.

En los últimos días ha sido muy criticado por haber hablado burlonamente del levantamiento sirio que comenzó en 2011. En un videoclip de hace tres años que de repente se volvió viral, dijo que la revuelta había provocado una humillación incalculable para los musulmanes. En un nuevo video, se disculpó si sus palabras ofendieron a las personas que sufrieron bajo el régimen de Siria.

Aun así, algunos defensores de una coalición demócrata-musulmana creen que les iría bien sin musulmanes tan prominentes como Yusuf. A pesar de la falta de interés mostrada por otros demócratas, se animaron con la aparición de Sanders en la convención de ISNA y especialmente con uno de sus comentarios. Deleitó a los estadounidenses de origen paquistaní al decir que estaba “profundamente preocupado” por las acciones “inaceptables” de la India en Cachemira. Eso dio una pista de un problema de política exterior que podría ser bastante importante para los votantes del sur de Asia en la carrera de 2020. Algunos estadounidenses de origen indio están impresionados por la amistad de Trump con Narendra Modi, el primer ministro de la India; muchos paquistaníes-estadounidenses esperan que un candidato demócrata tome el otro lado.

Shadi Hamid, miembro de la Brookings Institution, un grupo de expertos, dice que la asociación cada vez más profunda entre musulmanes y demócratas no se basó en cuestiones de política exterior, sino más bien en la adversidad: la alarma creada por el espíritu nativista blanco que ven acechando a los país. Ciertas tensiones existen, dice, entre el conservadurismo social de algunos musulmanes y el ethos cada vez más secular de los demócratas. Pero por ahora, tales tensiones se mantienen bajo control por un sentimiento común de estar en peligro. Si pasa la era Trump, las tensiones internas de la coalición demócrata podrían pasar a primer plano, pero hasta que eso suceda, la sensación de estar bajo asedio la mantendrá unida. En general, los votantes musulmanes dicen: “por seculares que sean los demócratas, son los demócratas quienes nos respaldan”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.