Lo que necesitas saber

0

Un peregrino cubano participa en la procesión de San Lázaro en la iglesia El Rincón de La Habana, el 16 de diciembre de 2022.

Yamil Lage | AFP | imágenes falsas

Las acusaciones de soborno, un funcionario bancario cubano encarcelado y la Interpol figuran en un caso de alto riesgo contra el gobierno cubano que comenzará el lunes en el Tribunal Superior del Reino Unido.

La batalla legal es por una parte de la deuda comercial impaga de Cuba que data de la década de 1980. Si Cuba pierde, en última instancia, podría costarle a la nación insular miles de millones en pagos atrasados ​​y, en el peor de los casos, conducir a la incautación de activos propiedad del gobierno, como petroleros y transferencias electrónicas entrantes.

El fondo de inversión CRF1, originalmente llamado Fondo de Recuperación de Cuba, está demandando a Cuba por aproximadamente $ 72 millones en capital e intereses vencidos de dos préstamos que ahora posee. Originalmente, fueron otorgados a la nación insular caribeña por bancos comerciales europeos en la década de 1980, y estaban denominados en marcos alemanes, una moneda que ya no existe.

Esta es la primera vez que Cuba se enfrenta a una acción legal por lo que se estima en alrededor de $ 7 mil millones en préstamos comerciales pendientes de los años 1970 y 1980. Si CRF gana este caso en esta pequeña porción de esa deuda, podría dar lugar a más demandas de los acreedores con reclamos que ascienden a miles de millones. Cualquier juicio impago podría conducir a la incautación de activos.

Si no llegan a un acuerdo, Cuba podría enfrentar otra pelea en los tribunales sobre si finalmente tiene que pagar. Si CRF tiene éxito, podría llevar a que muchos otros acreedores presenten una demanda, con reclamos que ascienden a miles de millones.

Cuba no podría endeudarse en los mercados internacionales de capital hasta que se salden sus deudas. Según el Banco Mundial, el producto interno bruto de Cuba en 2020 fue de $ 107 mil millones, un poco más que el presupuesto de la ciudad de Nueva York. El país ha logrado sobrevivir durante décadas gracias a la generosidad de otros gobiernos simpatizantes: la ex Unión Soviética, Venezuela y China. Pero con Venezuela financieramente presionada y China enfrentando una economía más débil, esas líneas de vida parecen cada vez menos confiables.

Debido al embargo estadounidense contra Cuba, los inversionistas estadounidenses tienen prohibido poseer y negociar deuda cubana, lo que frustra a algunos administradores de fondos de cobertura de mercados fronterizos en los EE. UU. Argumentan que tener deuda cubana serviría mejor a los intereses de la política exterior de los EE. asiento en alguna futura mesa de negociación.

Un viejo automóvil americano pasa por el bar Floridita de La Habana el 27 de diciembre de 2022.

Adalberto Roque | AFP | imágenes falsas

Más allá de la deuda comercial, todavía hay cerca de 6.000 reclamaciones pendientes de estadounidenses y empresas estadounidenses cuyas propiedades fueron confiscadas por el gobierno cubano después de que el exlíder Fidel Castro llegara al poder en un golpe de estado en 1959.

John Kavulich, durante mucho tiempo director del Consejo Económico y Comercial EE.UU.-Cuba, una organización privada no partidista sin fines de lucro, dice que la demanda “puede resultar estimulante” para las administraciones de EE.UU. y Cuba “para negociar un acuerdo por las 5.913 reclamaciones valoradas en 1.900 millones de dólares”. “

Detalles del caso

Se espera que el juicio dure ocho días. Contará con el testimonio a distancia de un exempleado del Banco Nacional de Cuba encarcelado, Raúl Eugenio Olivera Lozano.

Según los documentos presentados en el caso, Lozano cumple una condena de 13 años de prisión luego de que fue condenado en Cuba por aceptar sobornos por más de $25,000 a cambio de procesar el papeleo que permitió reasignar los préstamos en cuestión a CRF de propiedad china. Banco Estándar ICBC.

En presentaciones ante el tribunal, CRF dice que las denuncias de soborno son “injuriosas” y que Lozano fue engañado por el gobierno cubano con el propósito de no tener que pagar los préstamos. Las organizaciones de derechos humanos han criticado durante mucho tiempo a Cuba por las detenciones arbitrarias y el estado de derecho laxo. Tanto Amnistía Internacional como Human Rights Watch lo describen como uno de los regímenes más represivos del mundo.

También hay otros costos a considerar. Hasta ahora, el gobierno cubano ha gastado aproximadamente $3 millones en honorarios legales en su defensa, y los demandantes han gastado alrededor de $2,6 millones. En el Reino Unido, el perdedor paga los honorarios legales del ganador, por lo que una de las partes perderá casi $6 millones.

Funcionarios cubanos y sus abogados se negaron a comentar.

También se espera que testifique Jeet Gordhandas. Es un representante de CRF a quien, según los demandantes, se le impidió ingresar México luego de que el gobierno cubano emitiera una “Notificación Roja” a través de la Interpol para su arresto, alegando que él inició el soborno.

Boxeadoras cubanas se preparan para sus combates en el primer programa oficial de boxeo femenino en Cuba en la escuela de boxeo Giraldo Córdova de La Habana, el 17 de diciembre de 2022.

Yamil Lage | AFP | imágenes falsas

En presentaciones más recientes, el gobierno cubano parece haberse retractado de la acusación de soborno. En cambio, está argumentando que los ejecutivos bancarios que facilitaron la reasignación de la deuda no tenían la autoridad para hacerlo.

Cuba también argumenta que CRF, que está registrada en las Islas Caimán, es un “fondo buitre, que invierte en deuda soberana cubana en dificultades con fines de ejecución”. David Charters, presidente de CRF, respondió: “Caracterizarnos como un fondo buitre es una gran tergiversación de nosotros”.

Mientras tanto, CRF dice en documentos judiciales que se acercó a Cuba por primera vez hace 10 años para saldar la deuda, pero fue ignorado. El fondo también dice que no presentó una demanda hasta que hizo múltiples intentos durante la década para reunirse con las autoridades cubanas.

En 2018, dice CRF en presentaciones, el fondo le ofreció al gobierno cubano un trato mejor que el que el país alcanzó en 2015 con acreedores bilaterales por miles de millones en deudas impagas. Cuba también ignoró esa propuesta, según CRF. Los préstamos bilaterales son préstamos de gobierno a gobierno.

CRF preferiría no ir a la corte, dijo Charters en una entrevista, días antes del juicio.

“Estamos buscando involucrar a Cuba incluso en esta etapa tardía. Incluso hoy estamos listos para hablar”, dijo. “Haces ofertas y no pasa nada, te ignoran o te rechazan, entonces, ¿qué haces? Ha pasado una década”.

¿Qué sucede con la deuda vieja incobrable?

Los préstamos en mora se negocian en el mercado secundario. Hay inversionistas que se especializan en comprarlos con descuento sobre el valor nominal del préstamo y luego en negociar con el gobierno en cuestión para liquidarlos finalmente. Por lo general, tiene un descuento sobre el valor nominal y una parte de los intereses vencidos.

A menudo, la liquidación no se realiza en efectivo, sino en algún otro tipo de instrumento financiero a largo plazo. Un ejemplo es una garantía del PIB, que se paga en función del nivel de crecimiento del PIB del país durante un período prolongado.

Los warrants sobre el PIB se utilizaron en la reestructuración de la deuda griega en 2012. A veces, las deudas se liquidan mediante un canje de deuda por acciones, en el que el acreedor recibe una concesión o propiedad de una propiedad estatal, como un aeropuerto o un puerto, y el los acreedores reciben una parte de los ingresos generados por los activos.

Durante décadas, la deuda cubana ha cotizado entre 8 y 10 centavos por dólar, con picos ocasionales impulsados ​​por eventos como la muerte del ex dictador cubano Fidel Castro en 2016. o el descongelamiento temporal de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba bajo el entonces presidente Barack Obama en 2014, con la esperanza de que fuera más probable un acuerdo.

Recibir el pago de una deuda muy antigua e incumplida no tiene precedentes. La deuda iraquí se negoció entre 8 y 10 centavos por dólar durante una década, y luego se estableció en aproximadamente 32 centavos por dólar después de la invasión estadounidense en 2003.

Aunque la deuda en mora de Cuba tiene casi 40 años, existe un precedente de que los tenedores de bonos esperaron aún más. Más de 300.000 tenedores de bonos rusos de la era zarista, que los bolcheviques incumplieron en 1917 después de la revolución, recibieron el pago en 2000.

Michelle Caruso-Cabrera, colaboradora de CNBC, tiene 30 años de experiencia en el nexo de las finanzas, el desarrollo económico y la comunicación.

Leave A Reply

Your email address will not be published.