La competencia religiosa fue la culpable de la caza de brujas en Europa

0

EN EUROPA, la creencia en la brujería está ampliamente asociada con la superstición medieval. Pero esto no es del todo exacto. Antes del siglo XV, los papas negaron la existencia de la brujería y prohibieron el enjuiciamiento de cualquier persona acusada de practicarla. Fue solo después de 1500 que las iglesias cambiaron su posición. Durante los siguientes tres siglos, 80.000 personas fueron juzgadas por brujería, la mitad de las cuales fueron ejecutadas, en su mayoría por ahorcamiento o quema. Pero en el siglo XVIII se extinguió la práctica de juzgar a las personas por brujería. El economistaEl primer número de 1843 (publicado hace 175 años este mes) esperaba que el apoyo a los aranceles siguiera el camino de la creencia en las brujas: hasta la extinción.

En las últimas décadas, los economistas han discutido por qué sucedió esto. En 2004, Emily Oster de la Universidad de Brown encontró una correlación entre la frecuencia de los juicios de brujas y el mal tiempo durante la “Pequeña Edad de Hielo”. Las ancianas se convirtieron en chivos expiatorios de las malas cosechas que causaron los inviernos más fríos. Un artículo más reciente de Noel Johnson y Mark Koyama de la Universidad George Mason argumentó que los gobiernos centrales débiles, incapaces de hacer cumplir el estado de derecho, permitieron que se llevaran a cabo cacerías de brujas. Descubrieron que la capacidad de recaudar más impuestos, un indicador del creciente poder estatal, se correlacionaba con una disminución de los juicios por brujería en las regiones francesas.

Un artículo publicado en la edición de agosto de la Diario económico pone en duda ambas teorías. Peter Leeson y Jacob Russ, también de la Universidad George Mason, recopilaron datos de juicios por brujería de 21 países entre 1300 y 1850, en los que fueron procesadas 43.240 personas. Descubrieron que el clima tenía un impacto estadísticamente insignificante en la ocurrencia de juicios por brujería. El impacto de los shocks de ingresos negativos o de la capacidad gubernamental también fue muy débil.

Cuando Leeson y Russ compararon los datos de sus juicios de brujas con el momento y la ubicación de más de 400 batallas entre denominaciones cristianas, encontraron un vínculo mucho más estrecho. Donde había más conflicto entre católicos y protestantes (en Gran Bretaña, entre anglicanos y presbiterianos), los juicios por brujería estaban generalizados; en lugares donde dominaba un credo había menos. Los autores concluyen que las iglesias se involucraron en una especie de “competencia sin precios”, ganando adeptos en campos de batalla confesionales al anunciar su compromiso de combatir el mal juzgando a las brujas.

La persecución de personas vulnerables por acusaciones falsas de brujería puede sonar como una historia de terror de un libro de historia, pero la práctica va en aumento en el África moderna. Las principales víctimas ahora son los niños, y los huérfanos, los discapacitados y los albinos están particularmente en riesgo. En 2010, Unicef, una organización benéfica, estimó que 20.000 niños acusados ​​de brujería vivían en las calles de la capital del Congo, Kinshasa. Las áreas de intensa competencia religiosa entre cristianos y musulmanes son puntos calientes. En Nigeria, por ejemplo, los predicadores cristianos pentecostales luchan por los conversos ofreciendo protección contra los niños brujos. Los expertos en desarrollo esperan que ingresos más altos y estados más fuertes pongan fin a esta caza de brujas. Pero la evidencia de Europa es que una vez que los líderes religiosos comienzan a usar los juicios de brujas como punto de venta, es difícil detenerlos. Los juicios de brujas en Europa sólo cesaron un siglo después del final de sus guerras religiosas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.