El cuarto mandato de la jueza Angela Merkel por lo que consigue sobre Europa

0

TICK-TOCK (o como dicen los alemanes: “Tick-Tack”). El tiempo apremia en Berlín. Habiendo pasado casi seis meses llegando a un acuerdo de coalición, el nuevo gobierno de Alemaniaque toma posesión hoytiene solo tres años y medio hasta las próximas elecciones, en 2021. Elimina la campaña electoral y eso se convierte en tres, otros seis meses de preparación electoral y se convierte en dos y medio. En todo caso los partidos de gobierno han acordado hacer balance después de apenas dos años; un punto natural para que los socialdemócratas (SPD), reacios y golpeados electoralmente, comiencen a diferenciarse de manera más agresiva que la última vez y para que los demócratas cristianos (CDU) comiencen a alinear un nuevo líder.

Verá, es muy poco probable que la señora Merkel intente postularse nuevamente. Así que su juramento para su cuarto mandato como canciller hoy, bajo la cúpula de cristal del edificio restaurado del Reichstag en Berlín, fue probablemente el último. Incluso ese momento, una especie de formalidad una vez que se hacen los acuerdos de coalición, se suma al estado de ánimo de la transición. Algunos parlamentarios se sorprendieron cuando llegó el resultado, porque aunque aproximadamente el 8% de los parlamentarios de la gran coalición que votaron en contra de Merkel fue una proporción similar a la última vez, la mayoría muy reducida de esa coalición después de las elecciones de septiembre hizo que el resultado fuera peligrosamente estrecho. La reelección del canciller se llevó a cabo con una mayoría de solo 9 votos por encima del umbral requerido (355 de 709 diputados).

Después de la votación, la Sra. Merkel prestó juramento, seguida de su gabinete. Incluye algunos ministros del último (como Ursula von der Leyen, que sigue siendo la secretaria de defensa de la CDU) pero también nuevos (como Jens Spahn y Julia Klöckner, ambos apuntados como posibles sucesores de Merkel). Olaf Scholz, quien se desempeñó como ministro de Trabajo en el primer gobierno de la Sra. Merkel, desde 2005, regresó de un período como alcalde de Hamburgo como ministro de finanzas del SPD. Horst Seehofer de la Unión Social Cristiana, el partido hermano bávaro de la CDU, toma un ministerio del interior ampliado para incluir asuntos de “patria”.

¿Qué hacer con el tiempo limitado y una mayoría modesta? La canciller no reflexiona públicamente sobre su legado, peroun entusiasta lector de libros de historiapresumiblemente lo ha contemplado en privado. Los temas generales que han aparecido en gran medida en sus discursos recientes, como la necesidad de promover las industrias de alta tecnología, mejorar la gobernanza de la globalización y apoyar el desarrollo en África, podrían sugerir los proyectos en los que le gustaría definir los capítulos finales de su cancillería.

Realmente, sin embargo, el alcance para el progreso es limitado. En el frente interno, las concesiones y la moderación requeridas para unir de nuevo a la CDU, la CSU y el SPD en una gran coalición renuente más hicieronquizás inevitablementepor un acuerdo de coalición bastante carente de visión que distribuya principalmente los frutos del auge económico de Alemania a varios grupos de interés favorecidos y aborde temas como la integración de los inmigrantes. En el escenario mundial, aunque la agenda sensata y el liderazgo maduro de la canciller son bienvenidos en medio de la agitación actual, los desafíos seguramente son demasiado grandes para que Berlín contribuya mucho más que el control de daños en los próximos dos años.

La mejor oportunidad de que la gran coalición logre algo sustancial se encuentra entre los planos doméstico y mundial: en el europeo. Las condiciones económicas benignas combinadas con la elección de Emmanuel Macron, un candidato tan amigable con Alemania como podría esperar Berlín, a la presidencia francesa crea una rara oportunidad para reformar la UE. Eso significa una integración más estrecha de la política económica, exterior y de defensa, pero lo más significativo (con el caótico resultado de las elecciones en Italia como el último recordatorio de que la crisis de la eurozona nunca se despachó de forma permanente) la integración de la moneda única.

La buena noticia es que Macron tiene un plan, expuesto en su discurso en la Sorbona de París días después de las elecciones alemanas; que el señor Scholz es más dócil a estas cosas que Wolfgang Schäuble, su predecesor en la CDU; y que la señora Merkel parece dispuesta a no abandonar a su nuevo aliado francés. La mala noticia es que el acuerdo de la coalición es vago sobre hasta dónde debería llegar Alemania con respecto a las propuestas de Macron; que gran parte de la CDU/CSU y los comentaristas alemanes son escépticos; y que los dos partidos que se unirán al Bundestag en las elecciones, el liberal-conservador Demócratas Libres y el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania, son aún más euroescépticos. Incluso contando con los Verdes europeístas, también en la oposición, eso deja poco margen a las rebeliones en las filas parlamentarias de la mermada gran coalición. Mientras tanto, el drama político en la tambaleante tercera economía más grande de la eurozona difícilmente aliviará las dudas generalizadas en Berlín, como señala Carlomagno esta semana.

Pero incluso frente a tales dificultades, sería bienvenido un poco de audacia por parte de la señora Merkel. La oportunidad de trabajar con Macron y otros para apuntalar la unión monetaria europea, idealmente antes de la próxima crisis, siempre fuecomo Kaffeeklatsch ha argumentado durante mucho tiempoel mejor caso para que los partidos en cuestión se tapen la nariz y formen otra gran coalición aburrida. Aunque algo debilitado por el resultado de las elecciones y la palabrería de las negociaciones de la coalición, el canciller sigue siendo popular y todavía tiene capital político para gastar. El fortalecimiento de Europa apoyaría sus otras prioridades nacionales (competitividad, abordar las causas del extremismo político) y globales (globalización, seguridad).

Y el horario encaja. Europa tiene unos meses para impulsar las reformas iniciales y establecer planes a más largo plazo antes de las elecciones europeas de la próxima primavera. En los meses posteriores, las constelaciones de poder que surjan en Bruselas dictarán en parte cómo proceden esos planes a más largo plazo. Por lo tanto, los próximos 18 a 24 meses son una oportunidad de oro para que Alemania trabaje con Francia y otros para comenzar a resolver algunos de los problemas intratables de Europa, aunque sea de manera incremental e imperfecta. Eso llevaría a Merkel al punto en que, en cualquier caso, los conocedores de Berlín esperan que posibles sucesores como el ambicioso Spahn comiencen a presionar para que ella deje paso. La canciller tiene el tiempo, la oportunidad y, lo que es más importante, las buenas razones para lograr algo sustancial en Europa, pero solo si está dispuesta a luchar por ello en Berlín. Ahora a ver si lo hace.

Leave A Reply

Your email address will not be published.